¡Viva Las Vegas!

 

09lvbc3679_mLa NASCAR llegó el domingo pasado a la ciudad del pecado, de los excesos y de las emociones fuertes del estado de Nevada, llevando con ella todo el circo que le rodea, y brindando nuevamente un gran espectáculo, culminado con la victoria del piloto local Kyle Busch, que vuelve al Victory Lane después de un mal final de la temporada pasada.

En Las Vegas Motor Speedway se disputó la Carrol Shelby 427, carrera a 285 vueltas que homenajeaba al veterano preparador de coches de competición, el cual tuvo el honor de pronunciar las tradicionales palabras “Gentleman, Start your engines” que ponen en marcha el show. Además, el coche de seguridad de la prueba fue el nuevo Ford Mustang Shelby 2010, imponente vehículo con motor V8 de 5.4 litros y 540 caballos, y pintado con los colores de “Eleanor”, el modelo de 1967 que hizo famoso Nicolas Cage en la película “60 segundos”.

Esta vez sin lluvia.

La bandera verde ondeó bajo un sol radiante y dio inicio a una prueba marcada por continuos incidentes.

En principio Kyle Busch había logrado la “pole position”, pero un cambio de motor le hacia tomar la salida desde el último lugar de la parrilla, con lo que un día mas Jimmie Johnson tomaba las riendas y comenzaba en cabeza.

En la segunda vuelta comenzaba la diversión, ya que Keselowsky, joven novato de 25 años, perdía el control del coche y hacía un trompo, interrumpiendo por primera vez la carrera.

Ya desde esos primeros instantes, varios pilotos tenían problemas, entre ellos el ganador de las dos pruebas anteriores, Matt Kenseth, que debía de abandonar en la séptima vuelta al romperse su motor.

A partir de ese momento se calmaron un poco los ánimos, Johnson siguió dominando y la carrera discurrió sin interrupciones hasta la vuelta 51, donde después del paso por boxes bajo bandera verde, había una nueva interrupción debido a suciedad en la pista.

Unas vueltas después del reinicio se vivía uno de los momentos más espectaculares del día, cuando el coche número 20 golpeaba levemente la parte trasera del 26 de Jamie McMurray, y este, con un increíble control de su vehículo, trazaba la segunda mitad de la curva peraltada totalmente cruzado para seguir dando gas en la recta manteniendo su posición.

Cambios de líder.

El baile en las primeras posiciones fue continuo, ya que los frecuentes parones hacían que pilotos que rodaban mas retrasados adelantaran posiciones en el repostaje. En esta parte de la carrera rodaron delante Kevin Harvick y Greg Biffle, hasta que vueltas mas tarde llegaran desde atrás Jeff Gordon y de nuevo Jimmie Johnson.

En esos momentos, Juan Pablo Montoya se tocaba con Marcos Ambrose y se iba contra el muro, teniendo que parar en boxes nuevamente y diciendo adiós a sus opciones de hacer un buen papel.

La segunda mitad de la carrera siguió igual de entretenida, ya que cada pocas vueltas había algún accidente que obligaba al reagrupamiento del pelotón, lo que mantenía la emoción intacta.

En la vuelta 220, Gordon no reduce la velocidad lo suficiente y se salta su entrada a cambiar neumáticos, a la vez que su compañero de equipo Johnson derrapa demasiado y se pasa su pit, teniendo que dar marcha atrás perdiendo un valioso tiempo. Al tener que dar una vuelta más, el neumático delantero izquierdo del coche número 24 de Jeff Gordon no resistió más, y explotó dañando seriamente la parte delantera del coche, lo que provocó una nueva “caution”.

Kyle Busch gana en casa.

A partir de aquí, siendo Bowyer líder, vino la demostración de que Kyle Busch vuelve a estar en plena forma, ya que empezando la carrera en último lugar, se colocaba en las primeras posiciones atacando al líder, arrebatándole la plaza a 17 vueltas para el final, justo después de que Paul Menard chocase de frente contra la barrera de seguridad al reventarle un neumático.

Las vueltas finales también fueron accidentadas, porque a lo largo de la tarde los coches que rodaban por la parte exterior, mas sucia que la trazada, corrían el riesgo de derrapar, y así le paso a Jimmie Johnson a 5 vueltas para el final, yéndose contra el muro al perder el control.

Al final victoria para Kyle Busch, primera que consigue en su ciudad natal, seguido por Clint Bowyer, que era segundo al adelantar a Carl Edwards con problemas de motor justo en las ultimas vueltas.

Una entretenidísima carrera que lleva al cuatro veces campeón del campeonato, Jeff Gordon, a la primera posición de la clasificación de pilotos, después de no haber conseguido ningún triunfo el año anterior, por primera vez desde su debut en la copa, en 1993. ¿Será este su año?


Kyle Busch

 

flag_checkered


Anuncios

~ por Mikel en 21 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: