Empieza el espectáculo.

3381b2

El pasado sábado día 7 se dio inicio a la temporada 2009 de la Nascar Sprint Cup, máxima categoría del conjunto de campeonatos englobados en la NASCAR (Nacional Asotiation of Stock Car Auto Racing)

El pistoletazo de salida lo dio el tradicional Budweiser Shootout, carrera no puntuable que abre la temporada desde el año 1979, y que da inicio a la semana de la velocidad en Daytona Beach, Florida, cuna de este deporte.

Hasta este año, esta prueba la disputaban los pilotos que hubieran obtenido la pole en cualquiera de las citas del año anterior, pero a partir de esta temporada, participan solamente los pertenecientes a los 6 primeros equipos en la clasificación del pasado año, mas un invitado por equipo, hasta un total de 28.

La prueba se disputa en dos partes, una primera de 25 vueltas, para pasar a un descanso donde los equipos pueden trabajar en sus coches, y una segunda parte de 50 vueltas ya en formato estándar.

Este año la carrera ha sido salvaje. Desde la bandera verde los 28 pilotos han pisado a fondo demostrando las ganas que tenían todos de ganar. Y eso se ha notado.

En la cuarta vuelta, justo cuando Dale Earnhardt Jr atacaba para ponerse líder, David Ragan perdía el control de su coche y provocaba el primer incidente de la noche, en el que también se vio involucrado el ex piloto de formula uno Scott Speed.

En la reanudación, la lucha por la posición en carrera no daba tregua, haciendo la carrera muy espectacular, al circular los coches a casi 300 Km./h a unos centímetros unos de otros, lo que originaba situaciones de riesgo cada vez que algún piloto perdía minimamente el control de su vehículo. Así hasta la vuelta 23, en la que la carrera se volvía a detener por otro incidente.

Tras el paron, donde todos los equipos tuvieron mas o menos tiempo de reajustar sus maquinas, la carrera se volvía a poner en marcha, pero no por mucho tiempo.

En la vuelta numero 6, Jeff Gordon contactaba con Greg Biffle y este perdía el control, provocando un nuevo accidente, y un nuevo reagrupamiento del furioso pelotón.

A partir de este punto la lucha fue a más si cabe, con multitud de cambios de líder y con continuas ayudas entre los miembros de un mismo equipo, para lograr una mejor posición en carrera. Todo esto provoco mas incidentes y cambios de estrategias en las entradas a boxes, donde los jefes de equipo eligen cambiar los 4 neumáticos, o mejorar la posición en carrera cambiando solamente dos y adelantando posiciones.

A falta de solamente 3 vueltas para el final, un nuevo toque entre pilotos provoca que otra vez Biffle se estrelle contra el muro, y se vuelva a neutralizar la prueba.

Cuando sucede esto, ya no hay más oportunidades. Una vez se reanuda la carrera, faltando solo 2 vueltas, si se produce un incidente se proclama ganador el que lidera la prueba en ese momento.

Y eso es lo que sucedió.

En la última reanudacion, Jimie McMurray tomaba ventaja liderando la carrera, empujado por el ganador de los 3 últimos campeonatos Jimmie Jhonson, lo que permitía que se distanciase unos metros.

Pero tras el, la batalla por ir escalando posiciones hacia que los pilotos fueran al limite, provocando continuos roces entre ellos, y situaciones de mucho riesgo.

McMurray seguía en cabeza al pasar la bandera blanca, que indica la ultima vuelta, con esos valiosos metros de ventaja que podrían darle la victoria.

Pero las 2 millas y media de Daytona son muy largas, y el líder veía como tras el sus rivales se acercaban como depredadores, en fila de a cuatro.

El la recta de contrameta, Kevin Harbin asomaba el morro de su Chevrolet numero 29 y se abría por el exterior. McMurray lo vio pero demasiado tarde, no pudo cerrarle la puerta y Harvick se colocaba en cabeza faltando una curva para la línea de meta.

En ese momento, como una repetición del final de las 500 millas de hace 2 años, se producía un gran accidente detrás del líder, que le daba la victoria unos metros antes de cruzar bajo la bandera a cuadros.

Un final de infarto para una carrera espectacular, lo que nos deja un gran sabor de boca y el aviso de que esta temporada llega con una mayor igualdad entre los diferentes equipos, dando la posibilidad de pisar el Victory Lane a multitud de pilotos, entre los que se encuentran dos ex pilotos de formula uno, Juan Pablo Montoya y Scout Speed.

Esto solo es el principio, el domingo día 15 las 500 millas de Daytona, la gran carrera americana.

flag_checkered

Anuncios

~ por Mikel en 21 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: