Golpe de autoridad.

85690748_10_m

Esta semana la Nascar llegaba al Martinsville Speedway, en Ridgeway (Virginia), al sur de Martinsville, para disputar la Goody´s Pain Relief 500.

Segunda semana consecutiva en un circuito corto, de hecho, el más corto de toda la competición, con solo 0,526 millas (0,847 km.), y también el mas antiguo, ya que mantiene la configuración original de 1947, año en el que se inauguró.

Por su distancia se asemeja al circuito de Bristol, sede de la prueba anterior, pero su principal diferencia es el peralte, ya que el óvalo de Martinsville es prácticamente plano, a diferencia de los 30 grados de banking de Bristol, por lo que esta vez adquieren gran relevancia los frenos, menos importantes en otras ocasiones.

Este fin de semana de nuevo el mal tiempo fue  protagonista, ya que la lluvia obligó a aplazar hasta el lunes la Camping World Truck Series, e hizo que se suspendieran los entrenamientos oficiales del sábado.

Por suerte, el domingo se abrieron algunos claros y se pudo disputar la carrera, pero debido a la circunstancia anterior, los pilotos se enfrentaban a 500 vueltas sin haber probado las configuraciones de sus coches.

Gordon Pole.

La prueba se iniciaba con el líder de la clasificación Jeff Gordon en la pole, ya que la Nascar respeta el orden en la tabla de puntos cuando no se ha celebrado la clasificatoria del sábado. Se mantendría en esa posición durante la primera parte de la carrera, pese a que en la vuelta 21 llegaba la primera interrupción, al hacer un trompo Michael Waltrip y golpearse con el muro.

El primer cambio de líder se producía en la segunda caution, programada por la organización para permitir comprobaciones en la vuelta 40, al entrar los pilotos de las primeras posiciones a cambiar sus neumáticos y quedarse solo en la pista el ex piloto de Formula 1 Scott Speed.

Después de la reanudación, en la vuelta 57, Gordon volvía a ponerse primero, y seguiría dominando la prueba hasta el siguiente incidente, esta vez protagonizado por el ganador de la semana pasada Kyle Busch, que perdía el control de su máquina chocando con el propio Scott Speed.

En esta interrupción, solo unos pocos entraban en boxes, entre ellos Jimmie Johnson, con problemas de puesta a punto. Esto le hacía perder muchas plazas y tener que reemprender la marcha desde la parte de atrás del pelotón.

Incluso en la siguiente bandera amarilla, en la vuelta 91, causada por un reventón de Robby Gordon, el equipo de Johnson seguía haciendo ajustes en el coche, intentando conseguir los reglajes adecuados.

Durante todo el día, el problema de desgaste de los neumáticos fue una constante, provocando la mayor parte de los incidentes y llevando a varios pilotos a su garaje.

La carrera seguiría entre roces y empujones con Jeff Gordon al frente, hasta la vuelta 156, momento en el cual Denny Hamlin le adelantaba para colocarse en cabeza, seguido muy de cerca por Tony Stewart.

Hendrick domina.

Coincidiendo con el 25 aniversario de Rick Hendrick en la competición, los coches de su equipo rodaban en las primeras posiciones, y sus pilotos querían poder celebrar el acontecimiento con una victoria.

Pasado el ecuador de la carrera, 3 de sus coches estaban entre los 5 primeros, incluyendo a Jimmie Johnson, que había conseguido subir hasta esa plaza después de una gran remontada.

Pero en ese instante el coche más rápido en pista era el Toyota de Hamlin, que se mantenía primero pese al tráfico y a la persecución de sus rivales. A falta de 100 giros para el final, rodaba delante a aproximadamente un coche de distancia de Jeff Gordon.

Lo mejor para el final.

Al ir acercándose las últimas vueltas, la lucha en la pista no daba tregua, tanto delante como en posiciones más retrasadas, y los empujones y desplazamientos laterales provocaban continuas situaciones de riesgo.

La décima caution dejaba a Johnson en cabeza seguido de Hamlin y Stewart, a falta de 44 vueltas.

Y la carrera se ponía aún más emocionante cuando el coche número 11 de Hamlin se ponía primero con una buena maniobra, adelantando a Johnson justo en el reinicio, y acelerando el ritmo para ser el coche más rápido en pista.

Pero este hecho no desanimó a Johnson, al contrario, atacó con más ganas si cabe y consiguió sobrepasar a su rival a 14 giros para el final, en un grandísimo adelantamiento, golpeando y empujando hacia el exterior de la pista a Hamlin para colocarse en primer lugar. Literalmente le quitó de en medio sin ningún tipo de contemplación, dando un golpe de superioridad y recordando a todos que por algo es el vigente campeón, y qué por algo lo ha sido durante los 3 últimos años.

Al final la fiesta fue completa para Hendrick Motorsport, con la celebración de su aniversario en el victory lane junto a Johnson, y manteniendo el liderato de la clasificación general con Jeff Gordon.

 

Clasificación Final:

85692897_10_m

1º – Jimmie Johnson (Chevrolet)

2º – Denny Hamlin (Toyota)

3º – Tony Stewart (Chevrolet)

……

4º – Jeff Gordon (Chevrolet)

……

8º – Dale Earnhard Jr. (Chevrolet)

 

 

 

 

 

 

 

flag_checkered

Anuncios

~ por Mikel en 21 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: