Talladega.

Sprint Cup Series Este fin de semana tocaba espectáculo y diversión. Se esperaba la mejor carrera del año, y el pronóstico se cumplió con creces. ¡Madre mía que carrera!

Y es que la NASCAR llegaba al estado de Alabama para celebrar la Aaron´s 499, con 188 vueltas al Talladega Superspeedway, un gigantesco óvalo de 2,66 millas (4280 metros), el más grande del campeonato, con curvas peraltadas 33º.

Construido sobre un aeródromo en la ciudad de la que toma el nombre, y con capacidad para 175.000 espectadores, posee la peculiaridad de tener la línea de meta más retrasada que el resto de circuitos, y una anchura de pista que permite circular 3 y hasta 4 filas de coches en paralelo, aunque eso muchas veces no es suficiente…

Además, igual que en Daytona, todos los equipos deben colocar obligatoriamente en la entrada de aire del carburador una placa restrictora, para limitar esa entrada de aire y disminuir la potencia de los motores. Sin esta pieza, un coche de la Sprint Cup podría alcanzar velocidades de hasta 350 kilómetros por hora en este circuito.

Esto provoca una tremenda igualdad entre los 43 coches participantes, pudiendo llevarse la victoria cualquiera, aunque normalmente lo haga el que tiene más suerte.

Lo que hace que este tipo de carreras sean tan espectaculares es la lucha por la posición, el trabajo en equipo en la pista, y la buena comunicación entre el piloto y su Spotter (equivalente al ingeniero de pista en Fórmula 1), para saber aprovechar los rebufos e intentar evitar el Big One (accidente masivo que se produce en todas las carreras de este tipo).

Inicio Accidentado.

Y hablando del Big One, esta vez no se iba a hacer esperar demasiado.

Juan Pablo Montoya ponía el pelotón en marcha, después de obtener la pole el sábado, la primera de su carrera deportiva en la Nascar.

Todo discurriría con normalidad hasta la séptima vuelta. Matt Kenseth y, el hasta ese momento líder de la clasificación, Jeff Gordon, chocaban entre si y arrastraban con ellos en la típica reacción en cadena a otros 14 participantes, entre los que estaban Kevin Harvick, Kurt Busch, Mark Martin y Carl Edwards.

Mark Martin quedaba fuera de carrera, al igual que Jeff Gordon y Kevin Harvick, aunque estos últimos se reincorporarían después de reparar sus coches, con muchas vueltas perdidas (en la NASCAR puntúan todos los pilotos que terminan la carrera).

A partir de aquí las cosas se calmaron un poco, pero la lucha se mantenía con numerosos cambios de líder. Pilotos como Denny Hamlin, Kyle Busch, Dale Earnhard Jr., Joey Logano y el propio Montoya estaban siempre en las primeras posiciones, bien colocados para evitar cualquier contratiempo en la parte central del pelotón.

Tras tres interrupciones más provocadas por suciedad en la pista primero, y sendos trompos de Waltrip y Kurt Busch después (sin consecuencias para ellos o para el resto de pilotos), se llegaba al ecuador de la prueba, con Dale Earnhard Jr. mandando en el grupo de cabeza, y pilotos importantes como Jimmie Johnson o Tony Stewart circulando un poco más retrasados, esperando el momento oportuno para escalar posiciones de cara al final de la carrera.

La espectacularidad de este circuito se ponía de manifiesto cuando los participantes se apoyaban unos a otros para adelantar posiciones, llegando a circular a 200 mph en muchas ocasiones (321 km/h).

Tremendo final.

En la vuelta 180, a solo 8 del final, Juan Pablo Montoya decía adiós a sus opciones, cuando era empujado por Denny Hamlin y perdía el control de su máquina, chocando con Bobby Labonte y arrastrando a pilotos como Jimmie Johnson, Martin Truex Jr. o Michael Waltrip.

Tras limpiarse la pista, la bandera verde ondeaba con tan solo 4 vueltas para el final y todo por decidir, rodando en cabeza en ese momento Ryan Newman, seguido por Earnhard Jr. y Kurt Busch. Desgraciadamente, justo en ese instante Tony Stewart tenía problemas de motor y no podía seguir el ritmo de los primeros.

Y lo que ocurrió a continuación pasará a la historia del automovilismo como uno de los finales más dramáticos y más espectaculares que se han visto nunca.

De hecho, mejor verlo,  no creo que se pueda explicar con palabras…

Fin de Entrada

Anuncios

~ por Mikel en 27 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: