Los últimos serán los primeros.

Sprint Cup SeriesEl piloto del Chevrolet número 14, Tony Stewart, ha conseguido este domingo una valiosísima victoria en el Pocono Raceway, circuito de 2,5 millas de longitud situado en las montañas del mismo nombre, en Long Pond, Pennsylvania.

Valiosísima por varias razones. Primera porque Pocono es uno de los circuitos más complicados de la temporada, debido a su peculiar configuración. Es triangular, con 3 rectas diferentes en longitud, y 3 curvas diferentes en ángulo y peralte, lo que lo hacen tremendamente difícil a la hora de ajustar correctamente el setup del coche.

Y segunda, porque Stewart veía la bandera verde de inicio de la prueba desde la última posición de la parrilla.

Después de no celebrarse la sesión clasificatoria del viernes, al no parar de llover durante todo el día  (algo que este año pasa muy a menudo), la parrilla de salida se definía en función de la clasificación general, de modo que Tony Stewart saldría en la primera plaza.

Pero durante los entrenamientos libres del sábado, Stewart sufría una salida de pista y destrozaba el morro de su coche, lo que le obligaba a coger el de reserva.

Según el reglamento de la Nascar, cualquier cambio en el coche provoca el retraso automático hasta la última plaza en las posiciones de salida.

Pocono Raceway

Esta carrera, además, ha traído un importante cambio en la reglamentación, ya que la Nascar a modificado el sistema de reinicio de las carreras. Hasta ahora, después de cualquier bandera amarilla, los coches en la vuelta del líder se situaban en fila en el exterior de la pista, mientras que los pilotos con vuelta perdida lo hacían en el interior. Esto producía muchas veces situaciones complicadas, ya que se mezclaban pilotos luchando por la victoria, con otros intentando volver a la vuelta del líder.

A partir de ésta semana, el reinicio se hace con los coches de cabeza delante, en fila de a 2, y después los pilotos con vuelta perdida. Las diferencias son grandes, ya que entran en juego las estrategias en boxes, y las distancias entre los pilotos que luchan por la victoria será mucho menor, lo que añade más emoción si cabe a esta, ya de por sí, emocionante competición.

La carrera comenzaba a las 2 de la tarde, comandada por Jeff Gordon y Jimmie Johnson, segundo y tercer clasificados en la tabla de puntos.

En seguida, en la segunda vuelta, Denny Hamlin perdía potencia en su Toyota y provocaba la primera caution del día, al quedarse parado en la curva 2, y tener que ser empujado por el camión de asistencia hasta su garaje.

En el primer reinicio con la nueva reglamentación, Jeff Gordon elegía la parte de fuera para volver a poner en marcha al pelotón, y rodaba unas vueltas en primera posición, hasta que su compañero de equipo Jimmie Johnson le adelantaba.

A partir de la vuelta 39, Carl Edwards se colocaba en cabeza, y se iba a mantener intratable durante la primera mitad de la carrera, aunque en su entrada a boxes para repostar bajo bandera verde, su equipo cometía un error y no llenaba completamente el depósito de su Ford. Este hecho obligaba al número 99 a adelantar su parada varias vueltas.

Carl Edwards

Por otro lado, justo en el momento en el que el Chevrolet numero 48 de Johnson entraba a cambiar neumáticos, ondeaba la bandera amarilla, y se cerraba el pit lane. Pese a ello, este realizaba el repostaje, por lo que era penalizado y tenía que retrasarse hasta la última posición. Ryan Newman también era penalizado al sobrepasar la velocidad permitida a la salida del pit lane.

Hasta la vuelta 162, Carl Edwards parecía el más claro aspirante a visitar el Victory Lane, pero después de la quinta interrupción del día, esta vez por suciedad en la curva 3, Tony Stewart le arrebataba la primera posición durante el cambio de neumáticos, movimiento crucial que iba a decidir el vencedor.

A partir de aquí, Stewart conseguía aumentar poco a poco la ventaja con sus perseguidores, hasta llegar hasta los 6 segundos. Esta diferencia iba a ser importantísima, ya que en las últimas vueltas, tenía que bajar el ritmo para controlar el consumo de combustible de su Chevrolet. Pero al final, conseguía llegar a la meta y ver la bandera a cuadros, a diferencia de Jimmie Johnson, que siendo tercero a falta de una vuelta, acababa la carrera séptimo al quedarse sin gasolina.

Stewart Burnout

Después de ganar el All Star Race, este es el primer triunfo del equipo Stewart-Haas en la Sprint Cup, en su primer año en la competición. Además, esta victoria afianza a Tony Stewart en la cabeza de la clasificación general, donde Carl Edwards adelanta 5 posiciones gracias a su buena actuación, las mismas que pierde Denny Hamlin al terminar el 38. Buena actuación también de 3 “novatos” en la categoría, David Reutimann, Juan Pablo Montoya y Marcos Ambrose, que terminaron la carrera entre los 10 primeros.

Clasificación Final:
1º – Tony Stewart (Chevrolet)
2º – Carl Edwards (Ford)
3º – David Reutimann (Toyota)
……
6º – Marcos Ambrose (Toyota)
……
27º – Dale Earnhardt Jr. (Chevrolet)
Fin de Entrada

Anuncios

~ por Mikel en 8 junio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: